Creadores contemporáneos denuncian el abandono internacional del pueblo saharaui en ARTifariti 2008.



Cincuenta artistas de todo el mundo, entre los que se encontraba la Premio Nacional de Artes Plásticas Eva Lootz, han trabajado en condiciones extremas y en una zona de conflicto para visibilizar con sus intervenciones -performance, esculturas, pinturas, instalaciones, video-arte…- el territorio saharaui.

Tras la experiencia, los participantes en ARTifariti 2008, II Encuentros Internacionales de Arte en Territorios Liberados del Sahara Occidental, cuyo objetivo es reivindicar el respeto a los derechos humanos y de los pueblos, han destacado la enriquecedora convivencia con el pueblo saharaui, proclamándose embajadores de su causa. El sevillano Federico Guzmán ha creado una obra de denuncia, a la vez que didáctica, contra las minas anti-persona y bombas de racimo a petición de la ONG que las desactiva en el Sahara Occidental. 

Es el segundo encuentro donde un importante grupo de artistas españoles, latinoamericanos, argelinos y saharauis se reunía en ARTifariti 2008, los encuentros organizados por el Ministerio de Cultura de la República Árabe Saharaui Democrática ASD y la Asociación de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, para denunciar la situación de olvido y abandono internacional que sufre el pueblo saharaui.



Artifariti

La Premio Nacional Artes Plásticas Eva Lootz, que calificaba esta experiencia como “hermosa y dura, a la vez”, planteaba con su instalación “Luz para todos” la necesidad de promover el desarrollo del pueblo saharaui, a través de un programa de promoción de la energía solar, para mejorar sus duras condiciones de vida. El granadino Isidro López Aparicio permanecía 24 horas en un agujero de dos metros de profundidad, vestido con la Darraa, el traje tradicional saharaui, para denunciar el aislamiento que sufre este pueblo y, posteriormente, ascendía a una plataforma elevada desde donde regó agua atomizada a los asistentes para invitar a la comunicación y a la esperanza. La artista gallega Pamen Pereira le acompañaba en esta acción performática desde otro espacio adyacente, también vestida con la melfa, el traje de la mujer saharaui. El mexicano Rolando de la Rosa realizó un Caballo de Troya Saharaui, la escultura fue realizada con restos de armamento.


En la misma semana de la firma en Oslo de un acuerdo internacional para la prohibición de las bombas de racimo, Federico Guzmán realizaba en Tifariti ante la sede de la ONG que las desactiva, Land Mine Action, una obra denuncia y, a la vez, catálogo didáctico de los distintos tipos de bombas existentes en la zona. Junto a Federico Guzmán y su e-mula Taína, su creación para ARTifariti 2008, viajaban integrantes del sevillano Colectivo Naná, Pililli –la cantante de Moakara-, Carmen Carmona, Ricardo Garrido y Victoria Gil, que han trabajado diferentes propuestas procesuales basadas en la interacción con la comunidad saharaui y en la denuncia de su dramática situación.
 
Otras obras fueron `El agujero azul de energía´ del gallego Fernando Casás, la mujer saharaui de cerámica de la peruana Rosamar Corcuera y el mapa de pistas del Sahara Occidental bordado en tela por la argentina Claudia Martínez, ambos proyectos ejecutados con mujeres saharauis.


Tuesday, April 3, 2012