23 de Marzo de 2011 |
Dos artistas mexicanos construyen un "caballo del exilio argentino"

http://gacetamercantil.com.ar/notas/3147/dos-artistas-mexicanos-construyen-un-caballo-del-exilio-argentino.html

Es en la UNLA. Tendrá 5 metros de altura y está hecho con cajas de madera llenas de libros, trabajos académicos, videos, fotos y otros testimonios de exiliados argentinos e hijos de exiliados que dejaron huella en la vida intelectual mexicana.


La obra, que fue presentada ayer (miércoles 23) en la sede de la UNLa en Remedios de Escalada, "marchará" hoy hasta el Centro Cultural "Haroldo Conti", en el marco de las actividades por el "Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia".
Un escultor y una fotógrafa mexicanos están armando, en el campus académico de la Universidad Nacional de Lanús, una instalación de cinco metros de altura con aportes del exilio argentino en México para que marche mañana en Buenos Aires, al cumplirse el 35 aniversario del golpe militar de 1976.
El "caballo del exilio argentino en México" o el "caballo argenmex", tal como se lo llama, está siendo armado con cajas de madera que estarán llenas de libros, trabajos académicos, videos, fotos y otros testimonios de exiliados argentinos e hijos de exiliados que dejaron huella en la vida intelectual mexicana.
Los "ideólogos" de la iniciativa son el escultor Rolando de la Rosa, de 59 años, y la fotógrafa y artista visual Yamina del Real, de 36, que juntaron el material en México y lo mandaron a la UNLa con apoyo de la embajada argentina en México, para montar ahí la escultura monumental.
También fue importante el apoyo y la colaboración de la UNLa, cuya rectora, Ana Jaramillo, también fue una de miles de exiliados argentinos en el país azteca durante la última dictadura, y quien además se reconoce como discípula del intelectual Rodolfo Puigross, quien también se exilió en México.
De la Rosa había trabajado antes en otros caballos de Troya, como uno en la República Árabe Saharaui, elaborado con desechos de guerra, y varios realizados en México, siempre con un sentido de defensa de causas sociales, resistencia y lucha por la libertad.
"Este es mi noveno caballo. Para un artista es muy difícil tener un caballo particular, con medidas particulares, después de millones de años y millones de caballos en la historia del arte. El caballo de huacales (cajas) es el mío", dijo el escultor.
Su primer caballo participó en 2005 en una marcha contra el desafuero del político centro-izquierdista Andrés Manuel López Obrador, entonces alcalde de Ciudad de México. Un año después construyó un Pegaso de Troya para un acto donde López Obrador denunció fraude en las elecciones presidenciales. Hubo también un Caballo de Troya Zapatista.
Ahora llevó su arte a Argentina. Además del material del exilio, piensa recurrir a elementos mexicanos, como las calaveras de azúcar o chocolate que se usan para el Día de Muertos y que recordarán "a los argentinos que murieron en tierra mexicana".
El escultor viajó a Argentina el 20 de febrero para ponerse manos a la obra en un taller prestado por la Universidad Nacional de Lanús, según contó la fotógrafa. Ella estuvo dedicada a las tareas de promoción y documentación y viajó el 11 de marzo desde México.
"Pensamos hacer tanto un documental de todo el proceso como un libro con imágenes y crónicas, para dentro de un año", dijo. En el proyecto participan también dos "argenmex", como se le llama a los argentino-mexicanos: el documentalista Jorge Denti y la editora Sandra Hussein.
El interés de Del Real por este proyecto nació después de haber vivido varios años en la Argentina. "Yo viví en la Argentina un tiempo, desde 1999 a 2006, y antes otro periodo también, y me di cuenta que no se le daba tanta importancia a los 'argenmex', a todo lo que se ha hecho acá", contó.
"Hay como una cuestión de desconocimiento que a mí me parecía importante recuperar y se nos hacía importante hacerlo en particular en la Marcha por la Memoria, la Verdad y la Justicia", afirmó la también investigadora y escritora sobre temas sociales.
"Sentía que los argentinos e hijos de argentinos que vivían en México estaban como en un doble exilio, alejados de esto que también les pertenecía, por eso era importante regresar y que se les reconozca en su propia patria".
El material del exilio se compilará a través de la embajada. Cuando se trate de obras publicadas en la Argentina, directamente se conseguirán en ese país. Y todo quedará resguardado después en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti de Buenos Aires, al que se le propuso crear una sala sobre el exilio argentino.
"A nivel simbólico que esté el caballo en la marcha implica que la gente va a poder reconocer y ver reunido, y darle presencia y existencia real, a todo ese aporte cultural de la comunidad argentina en México", explicó la fotógrafa.
-------------------------------------------------------------------------------
LOS ARGENMEX
Un exilio con notables figuras
El libro Ráfagas de un exilio. Argentinos en México, 1974-1983, del historiador argentino Pablo Yankelivich y editado por El Colegio de México, contiene una investigación minuciosa sobre el tema.
"Consulté en el Archivo Migratorio Mexicano, en el que pude indagar que llegaron alrededor de unas 10 mil personas, con un altísimo nivel profesional, que obtuvieron lugares de empleo básicamente en el sector público. La UNAM fue uno de los lugares más importantes donde trabajaron, pero prácticamente estaban en todas las secretarías de Estado".
Aunque el golpe de Estado militar en Argentina ocurrió en 1976, la investigación de Yankelevich, parte dos años atrás, cuando muere el presidente Juan Domingo Perón y llega "el primer asilado a México, que fue el rector de la Universidad de Buenos Aires, el historiador Rodolfo Puiggrós, quien está condenado a muerte por el grupo paramilitar Triple AAA, que operaba con absoluta impunidad. En ese año llegan a este país unas 40 personas a las que, a partir de 1976, se les suman miles".
El asilo diplomático es otro rubro importante en la historia de los '70: La embajada mexicana en Buenos Aires abrió sus puertas a los perseguidos políticos. Ahí se asilaron 69 personas, entre las cuales estaban el ex presidente Héctor J. Cámpora, su hijo Héctor Pedro Cámpora y el dirigente político peronista Juan Manuel Abal Medina, para quienes la sede diplomática se convirtió en una cárcel por años, cuando la dictadura militar les negó el salvoconducto para abandonar el país".